7 de Noviembre de 1917. ASALTO AL PALACIO DE SAN PETERSBURGO. EMPIEZA LA REVOLUCIÓN RUSA  

Posted by Carolina in , ,



La Revolución Rusa de 1917 fue un movimiento político y social que culminó con la expulsión del Gobierno Provisional que había reemplazado al sistema zarista, lo que llevó finalmente al establecimiento de la Unión Soviética, la cual perduraría hasta su caída en 1991.

La gran Revolución de 1917 se dividió en dos grandes fases: la caída del régimen zarista (Revolución de Febrero), y la creación del primer estado comunista del mundo (Revolución de Octubre). Políticamente el pueblo ruso odiaba la dictadura del zar Nicolás II. Las bajas que los rusos sufrieron durante la Primera Guerra Mundial debilitaron aún más la imagen de Nicolás.
Socialmente, el régimen despótico del zar había estado oprimiendo al campesinado durante siglos. Esto provocó tensiones dentro de la clase baja rural que desembocó en numerosos altercados. Económicamente, la inflación y el hambre por toda Rusia, constituyeron factores también importantes para el estallido de la revolución.
Todas estas causas, junto con el liderazgo de Vladimir Illich Ulianov (Lenin) y León Trostky, hicieron que la revolución tuviera lugar.

Causas Económicas
Se atribuyen en gran medida a la mala gestión del zar, sumada a la I Guerra Mundial. Más de quince millones de hombres se unieron al ejército, lo cual dejó un número insuficiente de trabajadores en fábricas y granjas. El resultado fue una escasez generalizada de alimentos y materias primas, con lo cual los obreros tuvieron que soportar duras condiciones de trabajo y jornadas laborales de hasta doce y catorce horas, además de bajos salarios. Se desencadenaron cuantiosas revueltas y huelgas reivindicando mejores condiciones y aumento de salarios.
El fracaso del zar Nicolás en solucionar estos problemas, el hambre que se sufría en las grandes ciudades y la promesa del comunismo por aplacarlos, constituyeron el núcleo de la revolución.


Causas Sociales
Tienen su orígen en siglos de opresión del régimen zarista sobre las clases bajas, además de los desmanes del zar en la I Guerra Mundial. El vasallaje, asociado por lo común con la Edad Media, describe la situación social de la Rusia de Nicolás: una pequeña clase de nobles terratenientes controlaban una gran cantidad de siervos (el 85% del pueblo ruso formaban parte del campesinado, oprimido por las clases altas y el propio régimen). En 1861, el zar Alejandro II había emancipado a estos campesinos, que, sin embargo, no tenían tierras que cultivar. El gobierno les cedió pequeñas parcelas, que resultaron ser insuficientes, lo que provocó grandes sublevaciones. La guerra aumentó el caos, e hizo que muchos campesinos emigraran a las ciudades para trabajar en las fábricas que se habían quedado sin obreros. Mientras, la cantidad de alimentos requerida por el ejército era cada vez mayor, desabasteciendo a las ciudades.

Causas Políticas
Son el resultado de la combinación de las causas económicas y sociales.
Desde 1904 los trabajadores de la clase baja de Rusia sufrieron una pésima situación económica.
Muchos trabajaban más de once horas al día. Las condiciones de seguridad y sanidad en el trabajo eran espantosas y los salarios bajaban cada vez más. Se produjeron numerosas huelgas y protestas, ignoradas por Nicolás y algunas reprimidas de forma violenta y letal (Domingo Sangriento).
El intento fracasado de conquistar Manchuria también resultó muy impopular entre los ciudadanos y la clase intelectual, educada en occidente, rechazaba también la autocracia zarista.
La situación se tornó crítica cuando en 1915 Nicolás decidió asumir el control directo del ejército, supervisando el frente de guerra y dejando a su incapaz esposa, Alejandra, a cargo del gobierno.
El descontento y el odio hacia Nicolás crecía, con lo que la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso formada por terratenientes, industriales y campesinos, emitió una advertencia al zar en Noviembre de 1916, declarando que se avecinaba el desastre sobre la nación si no se ponían en marcha reformas constitucionales. Nicolás hizo caso omiso.
Varios meses después el régimen colapsó durante la Revolución de Febrero y un año después, el zar y su familia fueron ejecutados.














REVOLUCIÓN DE FEBRERO
Sobrevino espontáneamente, cuando el pueblo de Petrogrado (después Leningrado y en la actualidad San Petersburgo), inició una protesta contra el régimen zarista por la escasez de comida en la ciudad.
Existía también un gran descontento por la involucración de Rusia en la I Guerra Mundial. A medida que las protestas crecían, muchos políticos reformistas (tanto liberales como de extrema izquierda), empezaron a coordinar sus actividades.
A principios de febrero las protestas se tornaron violentas en cuanto los ciudadanos se sublevaron, enfrentándose a la policía y a los soldados. Cuando el grueso de los efectivos destacados en la ciudad se unieron a la sublevación, ésta se convirtió en una verdadera revolución, obligando al zar a abdicar.
Se constituyó un Gobierno Provisional, también llamado Duma, a la vez que se planeó la convocatoria de elecciones. Entre febrero y octubre los revolucionarios intentaron cambios más radicales. En julio, los bolcheviques de Petrogrado, en colaboración con los anarquistas, promovieron una rebelión civil que fracasó.

REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

Fue liderada por Trotsky y Lenin, basada en las ideas de Karl Marx, y marcó el inicio de la expansión del comunismo en el siglo XX.
Fue mucho menos espontánea que la de febrero, pues fue el resultado de planes deliberados y actividades coordinadas de principio a fin. La logística y la financiación aportadas por la inteligencia alemanas, a través de su agente clave, Alexander Parvus, fueron piezas fundamentales.

El 7 de Noviembre de 1917, los líderes bolcheviques, Lenin y Trostky, lideraron a los revolucionarios de izquierda en una revuelta contra el ineficaz Gobierno Provisional (Rusia aún utilizaba el calendario juliano, con lo que el 7 de noviembre según nuestro calendario correspondería al 25 de octubre juliano, po lo que algunas fuentes y textos citan esta última fecha), comenzando con el asalto al palacio, símbolo del poder del zar, el equivalente al asalto de La Bastilla para los revolucionarios franceses.
La revolución de octubre culminó la fase empezada en febrero, reemplazando al Gobierno Provisional encabezado por Alexander Kerensky, por el poder organizado y deliberativo de los Soviets obreros, soldados y campesinos, verdaderos organismos de participación política y asamblearia por parte de las clases trabajadoras de la población.


Exponer a los oprimidos la verdad sobre la situación es abrirles el camino de la revolución.
León Trotsky




This entry was posted on viernes, 6 de noviembre de 2009 at 18:18 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

7 Pensamientos sobre la Historia

Hola!
He escogido este tema porque siempre me ha interesado este país, tan "distinto", con una historia muy trepidante; por el idioma, que sigo estudiando y porque, qué c.!, porque nací un 7 de noviembre y quería darme un pequeño homenaje a la vez que al pueblo ruso.
Da svidanya, tavarishi!! (hasta luego, camaradas).

6 de noviembre de 2009, 18:18

Carolina...

Eres sorprendente, además estudias ruso¡¡ Me ha encantado el post, porque comparto la pasión que tú tienes por ese inmensoooo país y cultura. Sabemos que tiene y ha tenido muchos detractores por culpa de unos pocos, pero eso no debe enturbiar su magnífica Historia y legado...

Da svindaya, tavarishi¡¡

6 de noviembre de 2009, 19:38

Un pueblo diferente: en efecto, dicen que Rusia es tan diferente que es más asiática que europea
------------
la URSS es uno de los experimentos sociológicos y políticos más grndes de la historia de la humanidad y que demostró que los sistemas totalitarios no construyen nada, sino que destruyen todo. La historia es para aprender de ella

6 de noviembre de 2009, 23:25

Sabemos como acabó todo. Quizás no todos tengamos claras las causas que llevaron a ello -que aquí explicas someramente, Carolina.
¿Hubiese sido diferente con Trotsky? Tal vez. Posiblemente, no. Bakunin, el viejo león del anarquismo, quizás no destacó por la profundidad de su pensamiento. Pero su instinto ya lo dijo: el poder corrompe.
Abrazos.

7 de noviembre de 2009, 0:08

Muy buen tema el de la Revolución Rusa. Es una historia sobre la que me gustaría investigar más. Uno de los grandes momentos del siglo XX. Cabe destacar que Lenin traicionó los ideales democráticos de los soviets en favor del partido político centralizado y burocrático. Eso de soviético y democrático no fue más que una mascarada que escondía el poder absoluto de una estructura de partido hermética y autocrática. So much for the good intentions.

7 de noviembre de 2009, 1:49

Madame, no me diga que llego tarde para felicitarla por su cumpleaños!

Vaya, siempre me ocurre. Bueno, pues felicidades atrasadas, como es habitual en mi. Que cumpla muchos mas!

El tema que ha elegido me trae recuerdos, y de los bonitos, porque me acuerdo que me salió planchado en el examen, jiji.

La historia de Rusia es fascinante, resulta de lo mas atractivo.

Feliz domingo, madame

Bisous

8 de noviembre de 2009, 11:59

Algo tenía que ocurrir, si no hubiese sido la revolución hubiese sido otra guerra, porque cuando la gente se muere de hambre y no puede trabajar.. mientras los reyes, en este caso los zares, viven a todo lujo...Eso no lo puede aguantar nadie. Supongo que la mayoría de las personas que llegan al poder se acaban corrompiendo por unas causas u otras...Esta fatal pero en el mundo ocurre continuamente, mucha gente acaba siendo infiel a sus ideales, hay poca gente integra. Besos!

24 de noviembre de 2009, 15:04

Publicar un comentario

Nos visitan desde

Blog Widget by LinkWithin