13 de Abril de 2036. IMPACTO DEL ASTEROIDE APOPHIS CONTRA LA TIERRA  

Posted by Carolina in , , ,

El futuro está más cerca de lo que imaginamos.
Por ello, hoy la historia es diferente; no nos trae el pasado sino que nos trae un suceso que ocurrirá, tal día como hoy, probablemente, en ese futuro que nos aguarda.

No me gusta tentar a la suerte pero esto no es ciencia ficción...


(99942) Apophis (conocido previamente por su designación provisional 2004 MN4) es un asteroide con una órbita próxima a la de la Tierra. Según los datos de la NASA, Apophis pasará muy cerca de la Tierra en 2029 y 2036, y una pequeña colisión con otro asteroide podría desviarlo hacia nuestro planeta, donde produciría un efecto superior al de 40.000 bombas atómicas.

Estos hechos provocaron un breve periodo de preocupación en diciembre de 2004, cuando las primeras observaciones indicaban una probabilidad relativamente alta de colisión con la Tierra en el año 2029. Sin embargo, observaciones adicionales ayudaron a mejorar el cálculo de la órbita, demostrando remota la posibilidad de un impacto con la Tierra o la Luna en 2029. Aun así, persistía la posibilidad de que durante el encuentro cercano de 2029 con la Tierra, Apophis pasara por una "cerradura gravitacional", una región muy precisa del espacio de no más de 400 metros de diámetro, que lo situaría en trayectoria de colisión para un futuro impacto el día 13 de abril de 2036. Esta posibilidad mantuvo al asteroide en el nivel 1 de la escala de Turín hasta agosto de 2006. Nuevas observaciones de la trayectoria de Apophis revelaron que muy probablemente no pasará por la "cerradura", por lo que el 5 de agosto de 2006, Apophis fue rebajado al nivel 0 de la escala de Turín. A 19 de octubre de 2006, la probabilidad de impacto estimada para el 13 de abril de 2036 era de 1 en 45.000. Se ha identificado otra posible fecha de impacto en 2037, pero las probabilidades de colisión durante ese encuentro son de 1 en 12,3 millones.

Fue descubierto el 19 de junio de 2004 por Roy A. Tucker, David J. Tholen, y Fabrizio Bernardi, desde el Kitt National Peak Observatory, en Arizona (EE. UU.). Sólo pudo ser observado durante dos noches, y no volvió a ser visto hasta que, el 18 de diciembre del mismo año, fue redescubierto por Gordon Garradd desde Australia. En los días que siguieron, otras observaciones desde diversos puntos del planeta permitieron al Minor Planet Center confirmar la conexión entre ambos descubrimientos.




Pertenece al grupo de los asteroides Atón, asteroides con una órbita de semieje mayor menor de una unidad astronómica. En particular, Apophis tiene un periodo orbital de 323 días, y su trayectoria le lleva a atravesar la órbita de la Tierra dos veces en cada vuelta al Sol.

EL NOMBRE

Inicialmente recibió la designación provisional 2004 MN4. Cuando su órbita pudo ser calculada con suficiente exactitud, recibió el número permanente 99942 (el 24 de junio de 2005), convirtiéndose en el primer asteroide numerado con probabilidades de colisión con la Tierra. El hecho de recibir un número lo hizo candidato a ser bautizado, y poco después recibió el nombre "Apophis" (19 de julio de 2005). Apofis es el nombre griego del antiguo dios egipcio Apep, "el destructor", que habita en la oscuridad eterna del Duat (inframundo) y cada noche intenta destruir el Sol (el dios Ra).

Aunque el Apofis mitológico resulta ser una fuente apropiada, es sabido que Tholen y Tucker (dos de los descubridores) son fans de la serie de televisión Stargate SG-1. En las primeras temporadas de la serie, el principal enemigo de los humanos es un alienígena llamado Apophis, que toma el nombre del dios egipcio, y cuyo principal objetivo es destruir la Tierra.



APROXIMACIONES Y PELIGRO DE IMPACTO

Poco después de su descubrimiento, diversos sistemas de cálculo de trayectorias de todo el mundo calcularon la próxima fecha de máxima aproximación, coincidiendo todos ellos en el 13 de abril de 2029. En ese día, Apophis brillará como una estrella de magnitud 3,3 (visible a simple vista). Esta aproximación será visible desde Europa, África y el oeste de Asia.

Seguidamente se calculó también la probabilidad de impacto. Contrariamente a lo habitual, durante los primeros días las nuevas observaciones hicieron aumentar la probabilidad de impacto en lugar de reducirla, llegando hasta un 2,7% (1 entre 37). Esta relativamente alta probabilidad combinada con la medida del asteroide hicieron que Apophis recibiese el nivel 4 en la escala de Turín y 1,10 en la escala de Palermo. Estos valores son los más altos que ningún asteroide haya conseguido jamás.

El 27 de diciembre Apophis fue encontrado en imágenes previas a la fecha de descubrimiento, y el cálculo de su órbita pudo ser afinado, eliminando cualquier posibilidad de colisión para 2029, pero manteniendo un cierto riesgo para 2036.
La Fundación B612 efectuó estimaciones de la ruta que seguiría Apophis si el impacto de 2036 fuese a ocurrir, como parte de una iniciativa que está realizando para desarrollar una estrategia viable para desviar el asteroide con suficiente anticipación. El resultado es un corredor angosto de unos pocos kilómetros de ancho, denominado la trayectoria de riesgo, la cual se ubica en la parte sur de Rusia, cruzaría el Pacífico, pasando a cientos de kilómetros de las costas de California y México, y luego proseguiría entre Nicaragua y Costa Rica, continuando por el Mar Caribe hasta cruzar por las regiones septentrionales de Colombia y Venezuela, finalizando su recorrido en el Atlántico, poco antes de llegar a África.

El 6 de mayo de 2006, cuando el asteroide se encontraba a 42 millones de kilómetros de la Tierra, astrónomos de la NASA volvieron a medir su velocidad mediante el radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico. El resultado fue diferente al esperado en 6 milímetros por segundo. Esta corrección, aunque parezca diminuta, con el tiempo será lo bastante grande como para que la trayectoria del asteroide sea diferente a la calculada inicialmente, reduciendo el peligro de impacto con la Tierra.





TRAYECTORIA DE RIESGO











La falsa corrección

El 4 de abril de 2008, comenzó a propagarse por el mundo una falsa noticia: un adolescente alemán de 13 años había corregido a la NASA en las probabilidades de colisión de Apophis con la Tierra y la NASA había pedido disculpas y aceptado su error.

Este bulo fue publicado inicialmente por Bild-Zeitung, y luego fue difundido al resto del mundo por la agencia AFP. Dicha información indicaba que al estudiante de Potsdam, “le ha bastado un telescopio del instituto de Astrofísica de Potsdam (AIP) y hacer unos cálculos para dejar en ridículo a la NASA”.

Posteriormente la NASA ha ratificado su cálculo, y niega haber tenido algún contacto con el joven alemán. Donald K. Yeomans le habría informado al blog cosmos4u que no han tenido correspondencia y que la historia es absurda, un bulo, o ambos. Frank Spahn (quien figuraba como respaldo en el hoax) asegura que en enero o febrero había atendido una consulta del niño, pero que nunca se mencionó la idea de una colisión. Y que la siguiente vez que oyó sobre él fue en la publicación de Bild y junto a su nombre. Cuando lo contactó para pedirle una copia del informe, el niño aseguró que un virus había borrado su disco duro y que la única copia la tenía el jurado del concurso (en el que se presentó y ganó).

This entry was posted on martes, 13 de abril de 2010 at 23:04 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

9 Pensamientos sobre la Historia

Bien, no sé dónde andaremos en el 2029 o en 2036. Espero que hayamos salido de la crisis y que los cálculos actuales de no colisión sean los correctos.
Si no, el crío tendrá otro momento de gloria -aunque sea breve ;-)
Un abrazo, Carolina

13 de abril de 2010, 23:55

Ay, madame, que susto! yo espero que el cierto riesgo para 2036 sea muy ligero, y al final no llegue a ocurrir!

Y el niño vaya listo. Sería falso lo de que pudo corregir los calculos, pero igualmente vaya pelicula que fue capaz de montarse!

Buenas noches, madame

Bisous

14 de abril de 2010, 0:57

Bueno, yo ya estaré viejecita, así que prefiero no pensar, a trabajar, a disfrutar y a cumplir sueños ¡¡que son dos dias!!

14 de abril de 2010, 7:13

Xibeliuss, si realmente ocurrirá, prefiero no estar aquí y verlo, menudo niño!
Un abrazo.

Madame, yo también lo espero. Parece ser que la NASA lo tiene todo previsto y controlado, con planes un tanto ci-fi al estilo "Armagedon" o "Deep Impact".
En cuanto al niño, para mí que es "La semilla del diablo" de Polanski, más que nada por continuar con la línea cinéfila.
Bisous, feliz noche.

14 de abril de 2010, 7:18

Belén, tienes razón, a pasarlo bien que son dos días, pero que quieres que diga, me estremece un "mucho bastante", más que nada porque yo seré más vieja que tú y no me importa, pero sí me preocupan mis sobrinos, caray!

14 de abril de 2010, 7:22

Lo bueno de la noticia es que los técnicos están en capacidad de predecir la situación de peligro con antelación. Lo que hay que hacer es movilizar las ojibas nucleares que están destinadas contra nosotros mismos y dirigirlas hacia blancos como esos.

14 de abril de 2010, 15:56

Sí, alí, esa es una de las opciones, pero la última. Los fragmentos resultantes de una explosión que destruyera al asteroide también caerían a la Tierra causando daños. La primera opción (una nave que lo desviara de su órbita), me parece la mejor y la más sensata.
Un saludo.

14 de abril de 2010, 17:22

Carolina...

Jo, menudo post te has marcado (aunque es habitual en ti). Repleto de datos, documentación y contado de una forma excepcional. ¿quien sabe? tarde o temprano lo lógico es que suceda, ya no estaremos aquí ¿o si? pero será la Ley de la naturaleza...
Como disfruto con esta canción. Gracias por todo ;).

Un besote

14 de abril de 2010, 22:18

Félix...
La historia está ahí y yo no tengo ningún mérito, sólo la cuento.
Si esto llegara a suceder, Dios no lo quiera, y cruzando los dedos por que los astrónomos acierten en sus cálculos, seríamos los primeros en sufrir los efectos del terrible tsunami que se desataría. Veo el mar todos los días y, si bien siempre he pensado que formo parte de él, no me gustaría que fuera de esta manera. Pero si sucede, pido a Dios que me permita decirles a los míos que les quiero antes de perderme en las olas.
Cada vez que escucho esta canción me acuerdo de tí, me encanta que la disfrutes y tengas buenos momentos con ella.
Besotes marítimos.

14 de abril de 2010, 22:43

Publicar un comentario

Nos visitan desde

Blog Widget by LinkWithin